Transamerica Institute

Acerca de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio

La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés), a la que a menudo se hace referencia como la Ley de Protección al Paciente y del Cuidado de Salud a Bajo Precio, ACA u Obamacare, es una ley federal promulgada en el año 2010 que establece nuevas medidas de protección al consumidor para las personas que cuentan con cobertura de seguro de salud, estándares para la atención brindada por médicos y hospitales, así como una expansión de la cobertura de salud. La mayoría de las medidas de protección se encuentran en vigencia, los estándares de atención se están introduciendo paulatinamente y la expansión de la cobertura de salud comienza el 1 de enero del 2014. A partir del nuevo año, todos los estadounidenses deben tener cobertura de seguro de salud —a través de pólizas individuales, gubernamentales o patrocinadas por el empleador— o deberán pagar una multa en la presentación de sus impuestos Federales sobre los ingresos.

La cobertura de seguro de salud médico principal más común cumple con el requisito —por ejemplo, seguro privado laboral, seguro privado individual, seguro público como Medicaid, cobertura militar y cobertura de veteranos—.

Es importante observar que las personas que usan Medicare no se ven afectadas por la ACA y NO TIENEN QUE CAMBIAR de cobertura.


Intercambios estatales para personas individuales

El 1 de octubre del 2013, las personas pueden optar por adquirir cobertura de seguro de salud. La cobertura comenzará el 1 de enero del 2014 a través de un mercado por estado denominado Intercambio. Desde el 1 de octubre hasta marzo del 2014, habrá un período de inscripción abierta similar a otros períodos de adquisición de seguros de salud que permitirá a las personas seleccionar un plan.

Según se menciona anteriormente, las personas que tienen cobertura de salud pueden conservar sus pólizas actuales. Los empleados con cobertura pueden conservar el plan de su empleador o tomar el dinero que el empleador paga por el seguro de salud y comprar un plan diferente en el Intercambio estatal o fuera de éste, directamente a las aseguradoras. Las personas que no tienen cobertura de salud pueden inscribirse para obtener un seguro gubernamental a través de Medicaid (si califican según los ingresos), o bien, adquirirla a través del Intercambio de su estado o a través del mercado de seguros tradicional. Hay subsidios e incentivos fiscales disponibles en una escala móvil para las adquisiciones de seguros de salud en los Intercambios estatales.

Todos los planes médicos individuales principales que se ofrecen dentro o fuera de un Intercambio estatal deben cubrir un conjunto de beneficios básicos denominados beneficios de salud esenciales a partir del 1 de enero del 2014. Estos beneficios incluyen medicamentos recetados, salud mental, tratamiento para el abuso de sustancias y servicios de rehabilitación, entre otros. Las personas pueden comparar sus opciones según el precio, los beneficios, la calidad y otras características importantes.

Nuevamente, muchas personas calificarán para incentivos fiscales al adquirir una cobertura de seguro privado en los Intercambios estatales. Otras calificarán para una cobertura gratuita o de bajo costo a través de Medicaid o del Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés). Al llenar una solicitud a través del Intercambio estatal, la persona será referida al programa correspondiente para obtener información sobre los incentivos aplicables.


Créditos fiscales

Se ofrecerán créditos fiscales a las personas (según los ingresos) que adquieran cobertura de salud a través de los Intercambios estatales para compensar el costo de esa cobertura. Las personas que obtienen entre $11,500 y $46,000 anualmente, o una familia de cuatro integrantes que obtiene entre $23,550 y $94,200 al año, son elegibles para créditos al presentar sus impuestos federales sobre los ingresos. Las personas o familias que se encuentran dentro de los niveles de ingresos más bajos pagarán el 2 por ciento de sus ingresos para adquirir un plan del Intercambio estatal, y aquellas que se encuentran dentro de los niveles de ingresos más altos pagarán el 9.5 por ciento de sus ingresos.


Requisito de adquirir un seguro de salud

El requisito de adquirir un seguro de salud individual se aplica a todas las personas que tienen acceso a una cobertura de salud con un costo menor del 8% de sus ingresos. A modo de comparación, en el 2013, los empleados individuales de los Estados Unidos pagaron $1,135 en promedio para el costo de un plan de seguro de salud del empleador (Kaiser Family Foundation, 2013 Employer Health Benefits Survey [Encuesta sobre los Beneficios de Salud del Empleador del 2013]). Las primas del seguro de salud pueden variar según la edad, el consumo de tabaco y la región dentro de un estado, pero no se puede denegar la cobertura debido a condiciones médicas preexistentes.


Hay exenciones en relación con el requisito de adquirir cobertura del seguro de salud de la ACA para los siguientes casos:

  • Las personas que no tienen la obligación de presentar impuestos federales sobre los ingresos están exentas. Generalmente, esto se aplica a aquellas que ganan menos de $11,500 al año ($23,550 para una familia de cuatro integrantes).
  • Las personas que tienen un motivo religioso legítimo por el que no creen en el seguro de salud están exentas. (A fin de calificar para una exención, usted debe practicar una religión reconocida que se oponga concienzudamente a la aceptación de los beneficios de cualquier sistema de seguro público o privado como los beneficios del Seguro social y Medicare).
  • Los miembros de Tribus indígenas están exentos.
  • Las personas que no pueden encontrar una cobertura de salud que les cueste menos del 8% de sus ingresos (o de los ingresos de su familia) —incluyendo la contribución de un empleador y/o créditos fiscales disponibles— están exentas.
  • Las personas que están atravesando una dificultad general o circunstancias inusuales, como una catástrofe natural, están exentas.
  • Las personas pueden estar sin cobertura de salud durante un plazo menor de 3 meses en un año calendario sin incurrir en la multa.


Multas

Para aquellas personas que no adquieren cobertura de salud durante al menos 9 meses, la cantidad de la multa inicial es de $95 por adulto y de $47.50 por niño hasta un máximo de $285 para una familia (o del 1% de los ingresos, lo que sea mayor) en el 2014. La multa aumenta a $325 por adulto y a $162.50 por niño hasta un máximo de $975 para una familia (o del 2% de los ingresos, lo que sea mayor) en el 2015. La multa vuelve a aumentar a $695 por adulto y a $347.50 por niño hasta un máximo de $2,085 para una familia (o del 2.5% de los ingresos, lo que sea mayor) en el 2016. Después del 2016, las cantidades se incrementan según el Ajuste federal al costo de vida.